Cultivo de Aloe Vera


Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

cultuvo

Las plantas de Aloe Vera se cultivan con buenos resultados para 200 especies, en las laderas soleadas, normalmente en sitios rocosos o pedregosos de Europa, en casi toda África, también en  Madagascar y en algunos sitios de Asia, en México. Abundan principalmente en la región del Cabo de Buena Esperanza. En las provincias del litoral España crecen de forma natural en el campo varias especies de este género, pero su exacta clasificación requiere a menudo el estudio especializado de un  técnico o  como se les conoce aloísta ya que diferentes tipos de aloes poseen diferentes propiedades.

 

El Aloe Vera es amenazado por dos elementos naturales el clima por debajo de los 10 gados centígrados  y el exceso de agua aunque es de destacar que la planta es muy resistente a la falta de agua y además no es atacada frecuentemente por las plagas.

 

Se debe cuida a la planta de las condiciones climáticas extremas por esto es conveniente plantar el Aloe Vera en sitios resguardados durante los climas muy fríos pero que tengan luz suficiente, es aconsejable  que la planta no esté expuesta de forma directa a los elementos.

 

El zona donde se planta el Aloe Vera debe ser de preferencia arenosa, aunque no es una condición imprescindible, ya que también crece en de forma normal   en tierras volcánicas, como ejemplo tenemos el caso de las Islas Canarias. Lo que sí es muy importante es que la zona disponga un buen sistema de drenaje y sea la tierra sea suficientemente ácida.

 

En la siembra de la planta de aloe vera debe procurase dejar dos metros de distancia  entre las plantas, ya que las plantas de aloe poseen raíces grandes y pueden llegar a enredarse unas con otras. La reproducción es por estolones, y es el otoño la mejor época del año para realizar este proceso. No es recomendable realizar esta tarea durante el invierno.

 

La planta de aloe puede resistir tiempos considerables sin agua por lo que el riego puede ser más esporádico. Aún de este modo, es recomendable regarla de forma regular aunque con poca agua, de esta forma se podrían tener hasta dos recolectas por año. En caso contrario, sólo será posible cortar hojas una vez al año.

 

El Aloe Vera también puede ser cultivado en casa, se recomienda usar maceta de barro en vez de plástico llenadas  con tierra normal de jardín y agregando un 50% de turba (La turba es un material orgánico rico en carbono frecuentemente usado como abono), a partes iguales. En el fondo se debe implementar un drenaje de 5 centímetros de grava. Se debe además cubrir la planta hasta el punto donde nacen las hojas, esperando un par de semanas, para comenzar con el  riego, de este modo tendrá tiempo de cicatrizar sus heridas causadas durante el trasplante. Se debe situar la planta en un lugar soleado y cálido, donde disponga de mucha luz de sol.

 

En el invierno, la planta debe ser protegida del frío.

 

Existen muchos tipos de Aloe. Se debe prevenir, que la planta de aloe vera se polinice con otros tipos de Aloe lo que ocasionaría la generación de semillas híbridas es decir con las características de otras clases de aloe perdiendo las nuevas plantas su pureza, se debe asegurar de remover  los otros  tipos de aloes que se encuentren  cerca ya que el viento podría polinizar la planta genera semillas hibridas. Para asegurarse completamente de que no se presentara la polinización con otros tipos de Aloe, se puede  cortar la vara o tallo que contiene la flor a media altura, debajo de donde empiezan a nacer las flores, antes de que estas lleguen a abrirse. El resto de la vara puede removerse cuando esta quede seca.

 

Prácticamente todos los tipos de planta de Aloe poseen propiedades curativas, además estas propiedades están presentes con más fuerza en las plantas  adultas que son las que tienen tres años aproximadamente desde que han floreado.

 

Recolección del Aloe Vera

 

La recolección o cosecha debe realizarse cuando el aloe tiene aproximadamente cinco años, esto es cuando se considera una planta adulta. El corte Existen que hacerlo desde las hojas más bajas, externos y que están más próximas al suelo, ya que estas son las más viejas y concentran en ellas mayor cantidad de propiedades curativas. Si el cote se hace de la manea descrita la herida provocada por el corte deberá cicatrizar sin estropear el desarrollo de la planta.

 

La cosecha podrá realizarse dos veces si se riega, de lo contrario  sólo podrá cortarse una vez en el  año. Los cortes deben programase para los meses de febrero y marzo y  esperar hasta  septiembre y octubre para realiza  el segundo corte. Por último es recomendable que se tenga un intervalo de seis meses entre corte y corte para dar tiempo a que la planta se recupere.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *